El cambio climático es un estado febril del planeta producido por un sistema de explotación, consumo y desperdicio sin limites.